Poza del arroyo de los Hoyos de la Sierra

Poza del arroyo de los Hoyos de la Sierra

Esta ruta de senderismo por La Pedriza está especialmente recomendada para aquellos que, además de caminar, queráis disfrutar tranquilamente de un baño en algunas de las poco frecuentadas pozas del arroyo de los Hoyos de la Sierra. En algunos tramos de la ruta o bien no seguimos senderos o los que hay son borrosos por lo que es imprescindible saber interpretar un mapa y tener ciertas nociones de orientación.

Ascenderemos hasta llegar a una zona llamada la Majada de los Gavilanes. El cabrero de dicha Majada se dedicó durante la Guerra Civil a guiar a través de la sierra a aquellos que querían pasar hacia la zona nacional. Se cuenta que lo mataron, que lo recaudado por estos trabajos nunca apareció y que era práctica habitual en esos tiempos esconder las joyas y monedas en las montañas (se señala en el último libro de Juan José Saavedra sobre Manzanares el Real).

Desde esta majada ascenderemos un poco más, rodeando el risco conocido como la Torre Francisco Caro, para a continuación descender hasta las cascadas del arroyo de los Hoyos, llamadas Baños de Venus (en el mapa de La Pedriza de Carlos Frías).

Esta excursión está pensada como parte de una ruta más larga (dos días) que nos llevaría a lo alto de la Cuerda Larga, concretamente a Asómate de Hoyos (2.242 metros), pasando primero por las Torres de la Pedriza. Para ello, recomendamos hacer vivac en esta zona (hay dos vivacs cerca del arroyo) para ascender al día siguiente a la Cuerda Larga.

Desde la majada descenderemos, junto al arroyo del Chivato, a las Zetas de la Pedriza donde podremos ver un longevo Tejo junto a dicho arroyo. Además, veremos otros tejos que crecen solitarios cerca del arroyo de los Hoyos.

La duración de la ruta hasta la majada y regreso al aparcamiento es de unas 5 horas. Una buena parte del ascenso hasta la majada transcurre a la sombra al contrario que el descenso.

Mapa aparcamientos de Canto Cochino

Mapa aparcamientos de Canto Cochino

Partimos desde el aparcamiento de Canto Cochino que señalamos en rojo en la foto. Atravesamos la barrera y comenzamos a ascender por la pista asfaltada. Más adelante, la pista ya es de tierra y cuando veamos dos pistas cogeremos la de la derecha que nos llevará al puente del Vivero. Atravesamos el río Manzanares.

Ascendemos por un camino hasta que llegamos a una puerta metálica (el Vivero) que rodeamos por la izquierda siguiendo la senda. Antes de llegar a la Charca Verde, nos tendremos que desviar a la derecha para rodear los riscos que están encima de la Charca. Este tramo es bastante confuso si no se conoce y además hay que hacer alguna pequeña trepada por las rocas.

Nos asomamos a la Charca y vemos que a esta hora (8:30h) está vacía.

Charca Verde

Charca Verde

Tendremos que estar atentos para no perder la senda que transcurre paralela al río. Seguimos entre los pinos hasta que nos topamos con un arroyo, el de los Hoyos de la Sierra, anteriormente conocido como arroyo Cuervo. No lo atravesamos sino que lo dejamos a nuestra izquierda y comenzamos a ascender por un sendero.

Enseguida nos encontraremos algunas pozas y cascadas.

Poza en el arroyo de los Hoyos

Poza en el arroyo de los Hoyos

Rápidamente vamos ganando altura. En un momento dado (mapa Tienda Verde) del sendero principal parte una senda borrosa hacia el arroyo. Tendremos que coger esta senda y continuamos pegados al arroyo.

Desvío hacia la izquierda

Desvío hacia la izquierda

Aquí tenemos más pozas donde poder darnos un baño.

Poza del arroyo de los Hoyos

Poza del arroyo de los Hoyos

Poza del arroyo de los Hoyos

Poza del arroyo de los Hoyos

Antes de que la senda se pierda por completo tendremos que atravesar el arroyo. Hay que tener precaución a la hora de escoger por donde cruzarlo porque las rocas resbalan mucho y el arroyo baja todavía con bastante fuerza.

Cruzamos el arroyo

Cruzamos el arroyo

Una vez en el otro lado del arroyo, ascendemos hasta meternos en el pinar y torcemos entonces a la derecha. Seguimos paralelos al arroyo pero por arriba hasta que llegamos a esta estación de seguimiento de ungulados. Para este tramo es fundamental utilizar el mapa ya que no hay sendas.

Estación de seguimiento de ungulados

Estación de seguimiento de ungulados

Desde el mirador tenemos unas impresionantes vistas de parte de la Sierra de los Porrones, la Cuerda de las Milaneras y la Cuerda Larga.

Cuerda de las Milaneras y Sierra de los Porrones

Cuerda de las Milaneras y Sierra de los Porrones

Al fondo la Cuerda Larga

Al fondo la Cuerda Larga

Descendemos hacia el arroyo donde nos encontramos con algunas pozas y algún que otro tejo.

Poza

Poza

Poza

Poza

Tejo

Tejo

Volvemos a ascender y continuamos campo a través paralelos al arroyo. En el camino nos encontramos con este ejemplar de pino autóctono.

Pino autóctono

Pino autóctono

Poza

Poza

Llegamos a otro arroyo, llamado de Chivato, y que se junta con el de los Hoyos. Lo cruzamos, dejándolo a nuestra izquierda, y seguimos paralelos al arroyo de los Hoyos. En estas praderas nos encontramos con unos de los vivacs donde podemos pasar la noche.

Vivac junto al arroyo

Vivac junto al arroyo

Vivac

Vivac

Descendemos al arroyo donde tenemos más pozas.

Una vez pasado el vivac ascendemos hacia la izquierda por donde podamos hasta llegar a la Majada de los Gavilanes. En el ascenso nos encontramos con esta cabra, única compañía hasta ahora.

Cabra

Cabra

Llegamos al vivac y a los restos de lo que fue el cercado de piedra donde el cabrero de la majada recogía sus cabras. La ganadería en Manzanares el Real durante los dos últimos siglos fue predominantemente caprina y bovina. Los rebaños de cabras pastaron durante muchos años en estas montañas.

Vivac Majada de los Gavilanes

Vivac Majada de los Gavilanes

Como hemos dicho anteriormente, el cabrero de esta majada, al igual que otros cabreros de la zona, se dedicaron durante la Guerra Civil a pasar gente por la sierra a la zona nacional. Les pagaban sus servicios con joyas y monedas. Durante la Guerra Civil se llegaron a guardar joyas y otras cosas de valor en cántaros que utilizaban para la leche y que escondían en las montañas. Gran parte de lo que se escondió pertenecía a gente que quería pasar por la sierra hacia la zona nacional.

Vistas desde la majada

Vistas desde la majada

Seguimos ascendiendo, dejando a la derecha unos riscos, hasta divisar un pluviómetro.

Pluviómetro

Pluviómetro

Seguimos bordeando los riscos. A nuestra derecha podemos ver uno de los riscos conocido como Torre Francisco Caro, en honor a un escalador pionero en La Pedriza.

Torre Francisco Caro

Torre Francisco Caro

Descendemos por una vaguada hacia el arroyo de los Hoyos, donde están los Baños de Venus. Este nombre algunas personas se lo dan también a los Chorros del río Manzanares. Las cascadas en esta época no impresionan tanto como en invierno. La foto de las cascadas está tomada desde la Cuerda de las Milaneras en otra ruta que hicimos.

Cascadas arroyo de los Hoyos

Cascadas arroyo de los Hoyos

Regresamos al pluviómetro y cogemos la senda de los Gavilanes hacia la izquierda. Cogiendo la senda hacia la derecha iríamos hacia las Torres de La Pedriza y hacia la Cuerda Larga.

Descendiendo hacia las Zetas

Descendiendo hacia las Zetas

Descendemos, junto al arroyo del Chivato, y antes de llegar a la pista las Zetas de la Pedriza vemos a nuestra izquierda otro pino autóctono.

Pino autóctono

Pino autóctono

Cerca de las Zetas podremos ver un longevo tejo junto al arroyo.

Tejo en el arroyo del Chivato

Tejo en el arroyo del Chivato

Desde tiempos antiguos el tejo era considerado, por un lado, sagrado, ya que pueden llegar a superar los 1.500 años de vida y, por otro, temido, ya que en su mayor parte es venenoso. Sin embargo, la toxicidad no afecta a corzos y cabras que se alimentan de él, siendo éste uno de los peligros a los que se enfrentan en La Pedriza.

Libélula junto al arroyo

Caballito del diablo

Comenzamos a descender por la pista. Cerca del mojón del kilómetro 14 veremos una pequeña senda a la izquierda de la pista que cogemos para acortar las curvas de las Zetas.

Bajamos por las Zetas

Bajamos por las Zetas

Una vez pasado el mojón del kilómetro 13 tenemos otra pequeña senda a la izquierda que cogemos. Llegamos otra vez a la pista y un poco más adelante tenemos otra senda a la izquierda. De nuevo en las Zetas, justo antes del mojón del kilómetro 11, cogemos una senda a la izquierda.

Volvemos a la pista y unos metros más adelante nos desviamos por la última senda para acortar las curvas de las Zetas.

Desvío a la izquierda

Desvío a la izquierda

Llegamos al Puente de los Franceses donde nos empezamos a encontrar con bastante gente en las pozas del río Manzanares. Continuamos por la pista y un poco más adelante, a nuestra izquierda, podemos ver parte de la Charca Verde, eso sí, ahora bastante concurrida.

Zona de la Charca Verde

Zona de la Charca Verde

Llegamos al aparcamiento y al final de la ruta. Hemos empleado unas 5 horas en hacerla.

Si tenéis cualquier duda, por favor, antes de hacer la ruta, consultarnos e intentaremos ayudaros en lo que podamos.

Nos podéis escribir a lapedriza@yahoo.es

Os dejamos un mapa aproximado de la ruta.

Mapa ruta pozas y cascadas del arroyo de los Hoyos

Mapa ruta pozas y cascadas del arroyo de los Hoyos

Excursiones en la Sierra de Madrid. Rutas de senderismo y trekking guiadas en La Pedriza y alrededores.Ampliar información