Category: RUTAS P. ANTERIOR


Ermita de San Blas

Ermita de San Blas

Esta ruta de senderismo es sencilla y corta, unas 2 horas. Partiremos de la ermita de San Blas, bordearemos el Cerro de la Berrocosa (1.254m), que  forma parte de La Pedriza, para posteriormente regresar por la falda de La Najarra.

Para acceder a la ermita, tendremos que ascender al promontorio rocoso donde se encuentra y desde el mirador podremos contemplar unas magníficas vistas del embalse de Santillana, parte de La Pedriza, Cabezas de Hierro, La Najarra, Soto del Real, etc.

En esta ermita se rememora cada 3 de febrero la expulsión de las tropas napoleónicas de Miraflores de la Sierra. Según la leyenda, las fuerzas francesas, tras asaltar y saquear el pueblo, acamparon en donde hoy se levanta la ermita. Esa noche, los habitantes del pueblo, con cencerros a la espalda y ayudados por los guerrilleros que se ocultaban en las montañas, atacaron a los franceses simulando una estampida de ganado, consiguiendo hacerles huir y recuperar sus pertenencias.

Desde ese día, se realiza la romería hasta la ermita de San Blas, recordando así la valentía de sus antepasados. Además, se reparten patatas con bacalao.

Seguir leyendo

Vistas desde la cueva de los maquis (La Paz)

Vistas desde la cueva de los maquis (La Paz)

En esta ruta de senderismo por La Pedriza visitaremos una cueva conocida como “La Paz” y que está situada en una zona de difícil acceso en la sierra de los Porrones, en Mataelpino. La cueva sirvió durante un tiempo como refugio y escondite para una agrupación de maquis tras la Guerra Civil española, entre 1946 y mediados de 1947. Esta unidad de guerrilleros (se dice que eran cinco) estuvo dirigida por Adolfo Lucas Reguilón, alias “Severo Eubel de la Paz”, de ahí el nombre de la cueva. Sus acciones estuvieron dirigidas principalmente a la distribución de propaganda por los pueblos de esta parte de la sierra. La cueva disponía de una pequeña imprenta. “La Paz” tuvo su importancia estratégica por su cercanía a Madrid y fue la última de las bases de Severo en la sierra madrileña.

Existen varias formas de acceder a la misma pero ninguna de ellas es sencilla. Durante el ascenso al Cancho del Espolón, cerca del cual se encuentra la cueva, tendremos que trepar y destrepar en varias ocasiones y ya en el descenso de la ruta la senda se hace muy inclinada, resbaladiza y en algunos tramos es fácil perder el camino. No es aconsejable hacer la ruta con lluvia ni con pantalón corto por la densa vegetación. La ruta es complicada y de una duración de unas 3 horas y media.

Seguir leyendo

Mirador

Mirador

En la Pedriza todavía quedan algunas zonas bastante desconocidas. En esta ruta de senderismo ascenderemos desde el Canto del Berrueco (La Muela) a la Pradera del Robledillo.

Por el camino, podremos acercarnos a ver la Gran Cantera, una gran brecha de 1 kilómetro de largo, y restos de las construcciones que en su día se usaron para la explotación. Más arriba, en la zona llamada el Cervunal, podremos ver algunas trampas para cabras, instaladas para controlar la excesiva población actual.

Además, pasaremos cerca de algunas casas aisladas en el monte, ruinas, la Torre Inclinada, el risco de las Torres Gemelas, grandes praderas y, ya al final de la ruta, podremos descender a la Raja (la descripción la tenéis en Ruta por La Raja).

Durante la mayor parte del recorrido, nos encontraremos con muy pocos excursionistas. Apenas hay sombra, por lo que en días calurosos la ruta puede resultar bastante dura. Las sendas están señalizadas con hitos de piedras pero no es fácil orientarse. Hemos empleado unas 5 horas en el recorrido. La dificultad es moderada. Seguir leyendo

Pincha en la foto para ver el tour 360º 

Tour virtual 360º de La Pedriza desde el Yelmo

En esta ruta de senderismo por La Pedriza ascenderemos a la cumbre del Yelmo (1.716 metros) por el llamado Corredor del Miedo.

El ascenso a la cumbre se puede hacer o bien escalando o bien atravesando el Corredor del Miedo.

Este corredor es una estrechísima y angustiosa grieta a la que se accede por la cara norte del Yelmo y cuyo nombre proviene de un documento que encontraron un grupo de excursionistas en dicha grieta.

El texto del documento decía lo siguiente:

“En el nombre del padre, qué peligros y qué fatigas hemos pasado los excursionistas Manuel Arranz y sus acompañantes el 25 de Julio de 1915 por este callejón.

Esto es para el recuerdo.

Colmenar Viejo, 25 de Julio de 1915”

Fuente: “La Pedriza del Real de Manzanares”. Constancio Bernaldo de Quirós

El corredor no es muy largo pero es complicado estimar cuanto se puede tardar en atravesarlo, sobre todo si llegas al punto en el que te quedas atascado sin poder avanzar ni retroceder, encajado entre las paredes de la grieta. Por ello, no es nada aconsejable para quienes sufran de claustrofobia. Hay que cruzarla de lado y aun así estaremos bastante apretados. No todo el mundo cabe por ella. Además, tendremos que atravesarla con lo mínimo posible, sin mochilas, sin cosas en los bolsillos, etc.

La entrada del corredor es el paso más complicado. A pocos metros de la entrada, un bloque nos cierra el paso por lo que tendremos que arrastrarnos por debajo de la roca o bien trepar por encima de ella. No sabríamos decir cuál de las dos opciones es mejor 😉

El ascenso de la ruta lo haremos por el barranco de los Huertos y Hueco de las Hoces y el descenso por el Corral Ciego. Se puede hacer en unas 7 horas y media, la dificultad es moderada pero se requiere tener buena forma física. Para los perros no presenta ninguna dificultad, excepto por la subida a la cumbre del Yelmo.

Seguir leyendo

La Raja de la Pedriza

La Raja de la Pedriza

En esta ruta de senderismo por La Pedriza iremos a una zona poco conocida e importante desde el punto de vista arqueológico. Primero, descenderemos a la Raja, una antigua cantera abandonada, una enorme grieta abierta en la montaña que está bastante escondida entre la vegetación, por lo que para aproximarse a ella hay que tener mucho cuidado. Unas cuerdas nos ayudarán a descender al interior de la cantera que hoy en día es utilizada para practicar la escalada.

Tras visitar la Raja, ascenderemos por la montaña abriéndonos paso entre las jaras. Esta zona cuenta con un importante patrimonio arqueológico. Por una parte, muy cercana a la Raja, en la finca privada Los Aljibes, se encuentra la cueva El Abrigo de Los Aljibes. Tiene pinturas rupestres que rondan los 4.000 años de antigüedad y fueron descubiertas en 1987. Actualmente la cueva no está abierta al público.

Por otra parte, situado en la misma finca, está el asentamiento del Cancho del Confesionario, en el que se han encontrado restos de un poblado visigodo. El poblado se excavó en 1968 y se fecha en los siglos VI-VII. Su función era defensiva y estuvo dedicado a la ganadería y el pastoreo.

La ruta se puede hacer en dos horas y media. Es sencilla, aunque en algunos tramos la senda es algo borrosa. En principio, la ruta iba a ser más larga, pero las condiciones meteorológicas nos lo impidieron. Por suerte, en la ruta hay un viejo refugio para el ganado donde pudimos resguardarnos de la lluvia.

Seguir leyendo

Cancho del Horno

Cancho del Horno

Pablo Santos, conocido como el “bandido de La Pedriza”, fue uno de los bandoleros más populares, violentos y codiciosos de la sierra de Guadarrama. Según algunos escritos encontrados fue temido hasta la exageración. El lugar preferido para sus robos era el Collado de la Dehesilla (divide la Pedriza Anterior de la Posterior). Otros lugares en los que cometió sus robos fueron los caminos de Mataelpino, el Boalo, etc.

Murió por un disparo a traición de un miembro de su banda, Isidro el de Torrelodones, tras una discusión por el reparto de un botín. Según cuentan este incidente tuvo lugar en el Barranco del Robledillo, por encima de las laderas del Boalo, junto al Cancho del Horno. Este cancho es una covacha, un gran risco hueco y abovedado, lo que le convierte en un perfecto refugio natural. Desde aquí los bandoleros podían controlar la carretera de Galicia y planificar sus asaltos.

Se desconoce el lugar donde yace Pablo Santos aunque hay quienes piensan que pudo ser enterrado a la vieja usanza, es decir, repartiendo sus restos por los senderos de la zona. Esta fue una  práctica generalizada en Europa en esa época.

La ruta discurre por una zona bastante desconocida, el barranco del Robledillo. En la seguridad que proporcionaba el laberíntico barranco además de bandoleros también se emboscaron maquis tras la guerra civil.

El recorrido no es complicado, no hay que hacer trepadas, eso sí, el barranco por el que ascenderemos hasta el Collado del Valdehalcones (donde está la Cruz del Mierlo) es bastante inclinado. Hemos empleado unas 5 horas en el recorrido y se puede hacer con niños. Tampoco supone ninguna dificultad para ir con perros.

Seguir leyendo

Cueva del Ave María de La Pedriza

Cueva del Ave María de La Pedriza

En esta ruta por La Pedriza Anterior ascenderemos a la Cueva del Ave María por la senda de la Rinconada (conocida también como senda Maeso) y descenderemos por el barranco de las Cerradillas (donde se encuentra el Elefantito de la Pedriza) y por la senda de las Carboneras hasta llegar al Tranco.

La Cueva del Ave María más que una verdadera cueva es una cavidad que se formó por el deslizamiento de unos bloques de granito. Se dice que el nombre de esta cueva se debía a que quien gritara ¡Ave María! en su interior recibiría la respuesta, ¡Gratia Plena!. Lo intentamos, pero…nada de nada.

La cueva está bastante escondida y hay que hacer una trepada fácil para alcanzarla. Un poco más arriba de la cueva, en la profundidad de una oquedad, brota un manantial. En verano, tendremos que comprobar si llega o no a secarse completamente.

La ruta por la Pedriza es circular y no tiene apenas dificultad. Se puede realizar con niños y perros. Emplearemos unas 5 horas en realizarla.

Seguir leyendo

Cruz del Mierlo

En esta ruta de senderismo por La Pedriza vamos a buscar la Cruz del Mierlo. La historia de esta cruz se sitúa en algún momento del siglo XIX. El Mierlo fue un pastor que vivía en La Pedriza y que, según cuenta la leyenda, un día se encontró con una chica perdida en las montañas de la Pedriza que había sido secuestrada por unos bandoleros. Cuenta la leyenda que, años después de haber devuelto el pastor a la joven a sus padres, murió de forma violenta, sin que se supiera nada ni de los autores ni de los verdaderos motivos de su muerte. Parece ser que le enterraron bajo La Cruz del Mierlo, situada en el Collado de Valdehalcones, junto a una valla que de forma aproximada marca el límite entre el Municipio de Manzanares el Real y Mataelpino.

Durante la ruta caminaremos un primer tramo por una carretera de tierra cerrada al tráfico, otro tramo por una senda algo difusa entre jaras y pinos y otro por un sendero de pequeño recorrido (PR16). La ruta se puede hacer en unas tres horas y media. Tiene una fuerte subida en un tramo pero en general es cómoda de hacer.  Seguir leyendo

El Yelmo (la Pedriza)

En esta ruta de senderismo atravesaremos zonas poco conocidas de la Pedriza y en algunas de ellas prácticamente no nos cruzaremos con nadie. Partiremos del Canto del Berrueco, en cuyas inmediaciones se encuentra la cueva El Abrigo de Los Aljibes, que tiene pinturas rupestres de unos 4.000 años de antigüedad, y ascenderemos hasta el Yelmo para luego descender por el Hueco de Coberteros. Atravesaremos varios arroyos, la Gran Cañada de la Pedriza y la Gran Cantera del Berrueco, sin funcionamiento en la actualidad. En los alrededores de la cantera, veremos restos de las construcciones que en su día se usaron para la explotación.

La ruta no es complicada pero hay que estar en buena forma, fundamentalmente porque hay algún ascenso bastante duro. El recorrido de la ruta es largo y la podemos hacer en unas siete horas. A lo largo de la misma disfrutaremos, entre otras, de las vistas del embalse de Santillana y de fondo, en un día claro, de la ciudad de Madrid.

Seguir leyendo

Cancho de los Muertos

El Cancho de los Muertos (1.292 m) o también llamado Cancho del Camposanto es uno de los escenarios más legendarios de La Pedriza (Madrid) y el lugar donde los bandoleros en el siglo XIX ejecutaban a sus víctimas. Como otras zonas de La Pedriza, el cancho tiene su propia leyenda que trata de la historia trágica de unos bandoleros muy conocidos en su época y que tenían su refugio en esta zona. Fueron los pastores que habitaban estos montes los que mejor conocían este terreno y los que contaron las historias y leyendas que han llegado hasta nuestros días.

Esta ruta de senderismo es poco frecuentada, algunos tramos de la misma están poco o nada definidos por lo que es fácil llegar a perder el camino, en definitiva, toda una aventura. En algunas zonas por las que pasaremos habrá que reptar, en otras ayudarnos con  las manos, pero sin mucha dificultad. En la ruta encontraremos algunos vivacs, siendo la mayor parte antiguos refugios de pastores. En ellos pueden pasar la noche los más atrevidos. Pasaremos junto al Cancho de los Muertos, El Cáliz y, por último, haremos una visita al que era, seguramente, el primer refugio levantado en La Pedriza, el Chozo Kindelán. Está situado en una de las laderas del Cancho de los Muertos y bastante escondido entre la vegetación.  Seguir leyendo