Tag Archive: leyenda


Hoyocerrado

Hoyocerrado

En esta ruta de senderismo por La Pedriza ascenderemos hasta Hoyocerrado (1.762m), un impresionante, solitario y pequeño valle encajonado entre montañas: Peñas Linderas (2.109 m), Asómate de Hoyos (2.242 m) y Los Bailanderos (2.122 m), estos dos últimos situados en la Cuerda Larga.

La leyenda dice que en algún lugar de este valle está escondido un tesoro, el de los bandoleros.Algunos de los más conocidos y temidos bandoleros encontraron en la laberíntica Pedriza, refugio y base desde la que organizar sus asaltos.

Cuentan que, a finales del siglo XIX, las autoridades decidieron acabar con los bandoleros que actuaban desde la Pedriza. Una de las bandas que dominaba en esta zona fue la de Paco el Sastre, cuyo verdadero nombre era Francisco de Villena. Tras localizar las autoridades su escondite en las montañas, comenzó una persecución que obligó a huir a los bandoleros, cargando sus mulas con el botín de sus robos. Tras alcanzar el Collado de la Dehesilla, quisieron descender hacia Chozas de la Sierra (Soto del Real), pero viendo que les habían cortado el paso, huyeron hacia el Hueco de San Blas. Su intención era cruzar la Cuerda Larga y descender hacia valle del Lozoya. Al alcanzar el valle de Hoyocerrado, y debido a que la carga que llevaban era muy pesada, no tuvieron más remedio que esconder gran parte del botín entre las rocas. De este modo, consiguieron dejar atrás a sus perseguidores, pero nunca se supo si volvieron a recuperar el botín, ya que la mayoría fueron apresados nada más llegar al valle del Lozoya.

Las vistas a lo largo de la ruta son espectaculares y se pueden ver cabras y corzos. Nos llevará aproximadamente unas 5 horas, con una distancia de unos 16 kilómetros. La ruta no es complicada pero os aconsejamos llevar un mapa de la zona.

Seguir leyendo

Ermita de San Blas

Ermita de San Blas

Esta ruta de senderismo es sencilla y corta, unas 2 horas. Partiremos de la ermita de San Blas, bordearemos el Cerro de la Berrocosa (1.254m), que  forma parte de La Pedriza, para posteriormente regresar por la falda de La Najarra.

Para acceder a la ermita, tendremos que ascender al promontorio rocoso donde se encuentra y desde el mirador podremos contemplar unas magníficas vistas del embalse de Santillana, parte de La Pedriza, Cabezas de Hierro, La Najarra, Soto del Real, etc.

En esta ermita se rememora cada 3 de febrero la expulsión de las tropas napoleónicas de Miraflores de la Sierra. Según la leyenda, las fuerzas francesas, tras asaltar y saquear el pueblo, acamparon en donde hoy se levanta la ermita. Esa noche, los habitantes del pueblo, con cencerros a la espalda y ayudados por los guerrilleros que se ocultaban en las montañas, atacaron a los franceses simulando una estampida de ganado, consiguiendo hacerles huir y recuperar sus pertenencias.

Desde ese día, se realiza la romería hasta la ermita de San Blas, recordando así la valentía de sus antepasados. Además, se reparten patatas con bacalao.

Seguir leyendo

Pincha en la foto para ver el tour 360º 

Tour virtual 360º de La Pedriza desde el Yelmo

En esta ruta de senderismo por La Pedriza ascenderemos a la cumbre del Yelmo (1.716 metros) por el llamado Corredor del Miedo.

El ascenso a la cumbre se puede hacer o bien escalando o bien atravesando el Corredor del Miedo.

Este corredor es una estrechísima y angustiosa grieta a la que se accede por la cara norte del Yelmo y cuyo nombre proviene de un documento que encontraron un grupo de excursionistas en dicha grieta.

El texto del documento decía lo siguiente:

“En el nombre del padre, qué peligros y qué fatigas hemos pasado los excursionistas Manuel Arranz y sus acompañantes el 25 de Julio de 1915 por este callejón.

Esto es para el recuerdo.

Colmenar Viejo, 25 de Julio de 1915”

Fuente: “La Pedriza del Real de Manzanares”. Constancio Bernaldo de Quirós

El corredor no es muy largo pero es complicado estimar cuanto se puede tardar en atravesarlo, sobre todo si llegas al punto en el que te quedas atascado sin poder avanzar ni retroceder, encajado entre las paredes de la grieta. Por ello, no es nada aconsejable para quienes sufran de claustrofobia. Hay que cruzarla de lado y aun así estaremos bastante apretados. No todo el mundo cabe por ella. Además, tendremos que atravesarla con lo mínimo posible, sin mochilas, sin cosas en los bolsillos, etc.

La entrada del corredor es el paso más complicado. A pocos metros de la entrada, un bloque nos cierra el paso por lo que tendremos que arrastrarnos por debajo de la roca o bien trepar por encima de ella. No sabríamos decir cuál de las dos opciones es mejor 😉

El ascenso de la ruta lo haremos por el barranco de los Huertos y Hueco de las Hoces y el descenso por el Corral Ciego. Se puede hacer en unas 7 horas y media, la dificultad es moderada pero se requiere tener buena forma física. Para los perros no presenta ninguna dificultad, excepto por la subida a la cumbre del Yelmo.

Seguir leyendo

Cancho del Horno

Cancho del Horno

Pablo Santos, conocido como el “bandido de La Pedriza”, fue uno de los bandoleros más populares, violentos y codiciosos de la sierra de Guadarrama. Según algunos escritos encontrados fue temido hasta la exageración. El lugar preferido para sus robos era el Collado de la Dehesilla (divide la Pedriza Anterior de la Posterior). Otros lugares en los que cometió sus robos fueron los caminos de Mataelpino, el Boalo, etc.

Murió por un disparo a traición de un miembro de su banda, Isidro el de Torrelodones, tras una discusión por el reparto de un botín. Según cuentan este incidente tuvo lugar en el Barranco del Robledillo, por encima de las laderas del Boalo, junto al Cancho del Horno. Este cancho es una covacha, un gran risco hueco y abovedado, lo que le convierte en un perfecto refugio natural. Desde aquí los bandoleros podían controlar la carretera de Galicia y planificar sus asaltos.

Se desconoce el lugar donde yace Pablo Santos aunque hay quienes piensan que pudo ser enterrado a la vieja usanza, es decir, repartiendo sus restos por los senderos de la zona. Esta fue una  práctica generalizada en Europa en esa época.

La ruta discurre por una zona bastante desconocida, el barranco del Robledillo. En la seguridad que proporcionaba el laberíntico barranco además de bandoleros también se emboscaron maquis tras la guerra civil.

El recorrido no es complicado, no hay que hacer trepadas, eso sí, el barranco por el que ascenderemos hasta el Collado del Valdehalcones (donde está la Cruz del Mierlo) es bastante inclinado. Hemos empleado unas 5 horas en el recorrido y se puede hacer con niños. Tampoco supone ninguna dificultad para ir con perros.

Seguir leyendo

En lo alto de los Guerreros de la Pedriza

En lo alto de los Guerreros de la Pedriza

En esta ruta por La Pedriza ascenderemos al risco conocido como los Guerreros (1.589 m). Está situado en La Pedriza Posterior, junto a la Muela y al Pájaro (1.549 m). Trataremos de subir a la grupa del caballo del guerrero para contemplar desde ese mirador gran parte de La Pedriza.

La ruta es complicada por varios motivos. Por un lado, es difícil orientarse ya que en una parte del recorrido no nos encontraremos ni con sendas, ni con hitos, por lo que recomendamos ir con un buen mapa y una brújula y, por otro lado, la ruta es exigente físicamente.

No es aconsejable hacer la ruta si llueve o si las rocas están resbaladizas ya que tenemos que hacer algunas trepadas por ellas. Tampoco es apropiado hacerla con niños. Emplearemos unas 7 horas en el recorrido.

Seguir leyendo

Cueva del Ave María de La Pedriza

Cueva del Ave María de La Pedriza

En esta ruta por La Pedriza Anterior ascenderemos a la Cueva del Ave María por la senda de la Rinconada (conocida también como senda Maeso) y descenderemos por el barranco de las Cerradillas (donde se encuentra el Elefantito de la Pedriza) y por la senda de las Carboneras hasta llegar al Tranco.

La Cueva del Ave María más que una verdadera cueva es una cavidad que se formó por el deslizamiento de unos bloques de granito. Se dice que el nombre de esta cueva se debía a que quien gritara ¡Ave María! en su interior recibiría la respuesta, ¡Gratia Plena!. Lo intentamos, pero…nada de nada.

La cueva está bastante escondida y hay que hacer una trepada fácil para alcanzarla. Un poco más arriba de la cueva, en la profundidad de una oquedad, brota un manantial. En verano, tendremos que comprobar si llega o no a secarse completamente.

La ruta por la Pedriza es circular y no tiene apenas dificultad. Se puede realizar con niños y perros. Emplearemos unas 5 horas en realizarla.

Seguir leyendo

Cruz del Mierlo

En esta ruta de senderismo por La Pedriza vamos a buscar la Cruz del Mierlo. La historia de esta cruz se sitúa en algún momento del siglo XIX. El Mierlo fue un pastor que vivía en La Pedriza y que, según cuenta la leyenda, un día se encontró con una chica perdida en las montañas de la Pedriza que había sido secuestrada por unos bandoleros. Cuenta la leyenda que, años después de haber devuelto el pastor a la joven a sus padres, murió de forma violenta, sin que se supiera nada ni de los autores ni de los verdaderos motivos de su muerte. Parece ser que le enterraron bajo La Cruz del Mierlo, situada en el Collado de Valdehalcones, junto a una valla que de forma aproximada marca el límite entre el Municipio de Manzanares el Real y Mataelpino.

Durante la ruta caminaremos un primer tramo por una carretera de tierra cerrada al tráfico, otro tramo por una senda algo difusa entre jaras y pinos y otro por un sendero de pequeño recorrido (PR16). La ruta se puede hacer en unas tres horas y media. Tiene una fuerte subida en un tramo pero en general es cómoda de hacer.  Seguir leyendo

El Alcornoque del Bandolero

El nombre de la ruta proviene de una leyenda en la que se cuenta que este árbol lo utilizó un bandolero muy conocido en el siglo XIX, Pablo Santos, llamado el Bandido de La Pedriza, como cobijo y para esconder los botines obtenidos en sus robos.

Este Alcornoque (Quercus Suber) está situado a medio camino de nuestra ruta, en un risco de difícil acceso (Risco de la Fuente). La Comunidad de Madrid lo ha catalogado como árbol ejemplar. Tiene 11 metros de altura y se le atribuye una edad de entre 400 y 500 años. Lo curioso de este árbol es cómo, a pesar de que sus raíces están entre las rocas de granito, ha podido sobrevivir tanto tiempo.

Durante la ruta bordearemos, por la falda de la montaña, parte del pueblo de Manzanares el Real. El sendero tiene poco desnivel y la dificultad es baja. Podemos hacerla en unas dos horas.

Seguir leyendo

Cancho de los Muertos

El Cancho de los Muertos (1.292 m) o también llamado Cancho del Camposanto es uno de los escenarios más legendarios de La Pedriza (Madrid) y el lugar donde los bandoleros en el siglo XIX ejecutaban a sus víctimas. Como otras zonas de La Pedriza, el cancho tiene su propia leyenda que trata de la historia trágica de unos bandoleros muy conocidos en su época y que tenían su refugio en esta zona. Fueron los pastores que habitaban estos montes los que mejor conocían este terreno y los que contaron las historias y leyendas que han llegado hasta nuestros días.

Esta ruta de senderismo es poco frecuentada, algunos tramos de la misma están poco o nada definidos por lo que es fácil llegar a perder el camino, en definitiva, toda una aventura. En algunas zonas por las que pasaremos habrá que reptar, en otras ayudarnos con  las manos, pero sin mucha dificultad. En la ruta encontraremos algunos vivacs, siendo la mayor parte antiguos refugios de pastores. En ellos pueden pasar la noche los más atrevidos. Pasaremos junto al Cancho de los Muertos, El Cáliz y, por último, haremos una visita al que era, seguramente, el primer refugio levantado en La Pedriza, el Chozo Kindelán. Está situado en una de las laderas del Cancho de los Muertos y bastante escondido entre la vegetación.  Seguir leyendo